Analizamos las diferencias entre teletrabajo y trabajo a distancia

 

Como ya comentábamos en un post anterior, el teletrabajo fue creciendo en adeptos en los últimos años, pero ha sido en este año 2020, como consecuencia de la pandemia por COVID-19, cuando las cifras de teletrabajo han aumentado sin precedentes superando los 3 millones de teletrabajadores.

Desde marzo son muchos los que se preguntan cuál es la diferencia entre teletrabajo y trabajo a distancia, dos conceptos que pueden parecer similares, pero que si los analizamos en profundidad, encontraremos grandes diferencias.  Además, tras la aprobación del Real Decreto-ley 28/2020, de 22 de septiembre, de Trabajo a Distancia, han quedado regulados oficialmente los conceptos, por lo que desde entonces, se puede detallar claramente cuáles son sus principales características.

A continuación analizamos sus diferencias:

Teletrabajo

En primer lugar, para considerarse teletrabajo debe realizarse un mínimo del 30% de la jornada laboral a distancia. Esto significa que en una jornada de 40h a la semana, se deberá teletrabajar un mínimo de un día y medio, durante, al menos, tres meses o el proporcional equivalente, teniendo en cuenta la duración del contrato.

Como ya comentamos en otro post, en el caso de los contratos con menores de edad, contratos en prácticas o contratos de formación, el trabajo presencial será de al menos el 50% del tiempo.

Centrándonos en las características del teletrabajo, la principal diferencia que vemos con respecto al trabajo a distancia, la podemos encontrar en la propia definición de ambos conceptos.

Por un lado, el teletrabajo se define como el desempeño subordinado de una actividad laboral sin presencia física del trabajador con una empresa, a través de equipos informáticos, de telecomunicaciones y análogos, donde existe un control o supervisión de las labores por parte de la empresa.

El empleado realiza sus labores siempre en contacto con la empresa, conectado a ella y como si estuviera allí presente, siendo sus actividades monitoreadas y controladas para garantizar que el trabajo se está desarrollando igual que si se encontrara en la oficina. Para ello, la empresa deberá facilitar las herramientas o software de teletrabajo. Además, tras la aprobación de la normativa, se ha establecido que la empresa tiene que correr con ciertos gastos derivados de este desarrollo de la actividad desde el hogar o desde el lugar que el trabajador estime conveniente. Por lo tanto, los equipos informáticos con los que desarrollar la actividad, debe proporcionarlos la empresa y el trabajador será responsable de su uso y conservación. En caso de que el trabajador use sus propios equipos, la empresa deberá compensar los gastos.

Por último, en cuanto a los derechos y obligaciones que posee un empleado que teletrabaje, son los mismos que cualquier trabajador que tenga que desplazarse a su centro de trabajo.

 

Trabajo a Distancia

En cambio, el trabajo a distancia se puede definir como aquella actividad que se ejecuta de forma permanente o temporal, continua o discontinua de un trabajador en el domicilio o en un lugar destinado para desarrollar dicha actividad sin supervisión por parte de la empresa.

En el caso del trabajo a distancia, el lugar de trabajo es el elegido por el trabajador y sin vigilancia del empresario.  En este caso, la empresa puede hacerse también responsable de la entrega de los equipos de trabajo, aunque si éstos son propiedad del trabajador, dichos gastos se contemplarán en el cobro de sus servicios.

En cuanto a los derechos y deberes del trabajador, en el caso de trabajo a distancia, está regulado por otro régimen diferente, en el que podríamos englobar a los autónomos o freelances.

 

Para entenderlo mejor, vamos a recordar las palabras de Sonia Herrera, técnica experta en empleo digital y teletrabajo de AITED (Asociación Española para el Impulso del Teletrabajo y el Emprendimiento Digital): "El teletrabajo es cuando se trabaja para una empresa que tiene la sede en otro lugar, pudiendo existir una vigilancia empresarial y la marcación de ciertas pautas. Con respecto al trabajo a domicilio, puede ser que seas autónomo o freelance y no teletrabajas porque no hay centro de trabajo desde otro lugar, sino que tu casa es tu oficina. Solo se te requerirá la tarea encomendada y la posible calidad de la misma".

 

No cabe duda que trabajar desde casa, en cualquiera de sus modalidades, es una de las mejores decisiones para combatir el virus. Además de para frenar los contagios, aporta múltiples ventajas para los trabajadores como el ahorro en gastos de comida o transporte.

El teletrabajo ha llegado para quedarse, tras el auge, su buena acogida y su reciente regulación, seguro que cada vez son más las empresas que deciden acogerse a esta nueva forma de trabajo.

Para finalizar el post, os dejamos con esta infografía con las principales características que diferencian el teletrabajo del trabajo a distancia: