Ley de teletrabajo, ¿una nueva realidad?. En qué consiste, ventajas y desventajas.

Tras la declaración del estado de alarma por COVID-19 en nuestro país, la palabra ''teletrabajo'' se implantó en nuestro país con más fuerza que nunca. Todos habíamos escuchado ha pasado a utilizarse de manera habitual.

La pandemia nos ha hecho ser conscientes de que hay muchas cosas que podemos y debemos cambiar para seguir mejorando, una de ellas ha sido el teletrabajo. Las empresas donde técnicamente ha sido posible continuar su actividad teletrabajando, han tenido que realizar un gran esfuerzo de adaptación que, siempre que fuera proporcionado, era prioritario frente a la cesación temporal o reducción de la actividad. Por este motivo el Ministerio de Trabajo ha realizado una consulta pública, vigente hasta el 22 de junio, para regular por ley esta modalidad de trabajo

El Ministerio destaca públicamente las ventajas que encuentra en esta nueva modalidad de trabajar que se está expandiendo. Algunas que podemos destacar son la flexibilidad de los tiempos de trabajo y descanso, conciliación con la vida personal y familiar, ahorro en desplazamientos y costes de oficinas, inserción laboral de personas con movilidad reducida o reducción del absentismo entre otras.

Sin embargo, también presenta posibles inconvenientes: brechas de seguridad, protección de datos, horario difícil de controlar, dificultades de intercambio de información entre trabajadores o pérdida de la identidad corporativa.

En esta misma línea se han pronunciado los sindicatos, ya que no solo las empresas han tenido que realizar un esfuerzo, sino que los propios empleados han tenido que crear un espacio de trabajo en sus hogares, donde no siempre se tienen los recursos necesarios para ello. El teletrabajo ha generado gastos en los trabajadores que debería cubrir la empresa como conexión a internet, teléfono, calefacción, muebles, ordenadores, material de oficina… en este sentido entendemos que aún hay muchas cosas a las que todavía no se ha dado respuesta. Otro punto que hay que regular es el de la igualdad de derechos entre los trabajadores que decidan teletrabajar y los que prefieran acudir a sus puestos de trabajo.

Se necesita una regulación detallada y actualizada sobre este tema ya que el Estatuto de los Trabajadores se ha quedado obsoleto y el Real Decreto-ley 8/2020, de 17 de marzo, de medidas urgentes extraordinarias para hacer frente al impacto económico y social del COVID-19 relativo al carácter preferente del trabajo a distancia, es bastante escueto. El objetivo es establecer las disposiciones legales que permitan garantizar un régimen jurídico seguro y suficiente sobre estas formas de prestación y organización del trabajo.

 

¿QUIERES PARTICIPAR EN LA CONSULTA PÚBLICA? 

Los trámites de consulta pública previa tienen por objeto recabar la opinión de ciudadanos, organizaciones y asociaciones antes de la elaboración de un proyecto normativo. Si quieres participar con tu opinión, podrás acceder a la consulta en el siguiente botón.

España y el teletrabajo

El teletrabajo no es una práctica muy implantada en España mientras que en los países nórdicos está bastante más extendida. De los 28 países miembros de la Unión Europea, España se encuentra en el puesto 16 en relación al teletrabajo.

Ha sido a raíz de la pandemia del coronavirus cuando en nuestro país, se ha comenzado a pensar en esta modalidad de forma generalizada a pesar de que llevamos al menos 10 años con acceso a las tecnologías que permiten su desarrollo.

Somos seres sociales y nos encanta relacionarnos con nuestros compañeros, reunirnos, tomarnos juntos el café en el descanso o sentirnos más integrados en la empresa por el hecho de estar presentes día a día en el lugar de trabajo. Pero si algo hemos aprendido en estos meses, ha sido que la distancia no es una barrera para comunicarnos y realizar eficientemente nuestra tarea, por eso es muy probable que, tras la regulación de esta modalidad de trabajo, sean muchas más las empresas que se sumen al teletrabajo.