Los inspectores de trabajo se preparan para una inspección extraordinaria con el fin de comprobar si las empresas cumplen las medidas de seguridad establecidas para evitar el contagio por COVID-19 en los ámbitos de transporte y vivienda.


La pasada semana se publicó un Real Decreto en el que se recogía la necesidad de realizar inspecciones de trabajo para proteger los derechos de los trabajadores. Con esta medida se pretende la vigilancia del cumplimiento de las normas de salud pública para controlar la pandemia.

Entre los parámetros que van a supervisar los inspectores se encuentran los siguientes:

  • Ventilación adecuada

  • Limpieza y desinfección del centro de trabajo
  • Disposición de elementos como jabón o hidrogeles registrados por el Ministerio de Sanidad
  • Garantizar una distancia de seguridad de 1,5 metros entre los trabajadores, o cuando no sea posible, proporcionar equipos de protección adecuado
  • Organización de turnos para evitar aglomeraciones
  • Posibilitar el teletrabajo
  • Adaptación en el uso de los espacios comunes

 

Además de estas medidas de higiene y para garantizar las distancias de seguridad entre los trabajadores, también se tendrá en cuenta el protocolo a seguir cuando un empleado muestre síntomas. Los empleados no deberán acudir a los centros de trabajo en caso de presentar síntomas compatibles con el COVID-19 o si se encuentran en aislamiento domiciliario o cuarentena.

Las Inspecciones de Trabajo que se van a realizar, han coincidido con los rebrotes que se están produciendo en nuestro país, haciéndose más necesarias que nunca para evitar la propagación del virus.

Una labor que hasta ahora ha sido competencia de las Autoridades Sanitarias, se delega en Inspectores de Trabajo y funcionarios designados por las Comunidades Autónomas con el fin de «vigilar y requerir, y en su caso extender actas de infracción, en relación con el cumplimiento por parte del empleador de las medidas de salud pública», según consta en el texto que modifica el decreto aprobado el pasado 9 de junio.

 

¿Qué ocurre si una empresa no cumple con las medidas de prevención del COVID?

Estas medidas Anti-Covid son de obligado cumplimiento, por lo que no llevarlas a cabo se traduce en una infracción que puede ir desde los 2.046€ hasta los 40.985€ en función del grado de la infracción. La cuantía de la multa también dependerá de las cifras de negocio de la empresa y del número de trabajadores, siendo mayores cuanto más trabajadores se expongan al contagio. Además, la sanción también será más elevada si la empresa ya había recibido un requerimiento previo y no se han tomado las medidas necesarias.

El Gobierno justifica esta acción alegando que los centros de trabajo son «espacios proclives a la propagación del virus, como demuestra el hecho de que una parte importante de los rebrotes de contagios habidos hasta el momento, tanto en España como en otros países, se haya producido en los centros de trabajo».

 

 

Un total de 965 inspectores y 85 subinspectores serán los encargados de llevar a cabo estas inspecciones laborales para prevenir el contagio de Coronavirus en toda España. Además también se encargarán de revisar los ERTE detectando aquellos que pudieran haber resultado fraudulentos.

Desde Edutedis Consultoria, en concierto con Segumás Prevención, servicio de prevención ajeno acreditado a nivel nacional, llevamos años ayudando a nuestros clientes y colaboradores en la Prevención de Riesgos Laborales. Las empresas se tienen que preparar para recibir las Inspecciones de trabajo, por ello ahora más que nunca es de vital importancia que estén adaptadas a la situación en la que nos encontramos y que cumplan con todas las medidas de seguridad.

Si tiene cualquier duda o requiere de los Servicios de Prevención de Riesgos Laborales para adaptar su empresa a las circunstancias derivadas de la pandemia, puede contactar con nuestros técnicos en el teléfono 951 569 504 o escribiéndonos a info@edutedisconsultoria.com.

Estaremos encantados de atenderle