La nueva reforma laboral pretende dar un giro de 180 grados a los contratos de formación

Bruselas pone el cronómetro en marcha para que España acuerde con sindicatos, patronal y Gobierno la nueva reforma laboral, la cual tiene que estar aprobada y sus reglamentos desarrollados antes del 31 de diciembre, en caso contrario nos arriesgamos a perder un fondo de 12.000 millones de euros por parte de Bruselas.

 

Al margen de cuantías económicas y encajes a última hora y deprisa (algo ilógico), existe un problema real y estructural de fondo en los contratos formativos a día de hoy.

Con el paro juvenil situado en el 40% siendo “líderes” en este bochornoso ranking, cabe destacar que, durante estos 3 últimos años, se han efectuado una media de 1000 contratos formativos mensuales, cifras irrisorias si pretendemos paliar esta lacra que tenemos llamada paro estructural juvenil.

Desde 2014 a 2017 los contratos de formación estaban en cifras muy bajas pero reseñaban números al menos decentes respecto a contrataciones juveniles.

(Durante 2014-2017) se hacían una media de 18.000 cf/mes, pasando a día de hoy 1.000 cf/mes.

 

¿Por qué se ha producido esta caída de contratos de formación a nivel nacional en los últimos años?

  • Actualmente un empresario que desee contratar a un joven en cf, en el mejor de los casos, debe esperar al menos entre 15 y 30 días… Si un empresario necesita contratar para ese mismo día o el siguiente, imagínense que tenga que esperar 30 días.
  •  Una vez el empresario supera el escollo de los 30 días (si así fuese), también han de tener en cuenta que no todas las actividades laborales pueden acogerse a un contrato de formación.
  • Si todo esto lo aderezamos con la poca campaña política que debería fomentar el ministerio laboral, actualmente genera rechazo en la comunidad de despachos profesionales.
  • Solo se pueden acoger a este contrato menores de 25 años.

 

¿Qué motivos dan a pensar que los contratos formativos ahora si pueden ser el elemento clave para la lucha contra el paro juvenil y la inserción laboral de grupos marginados?

A) Nueva reforma laboral que pretende simplificar los contratos laborales a 3, de los cuales el contrato fijo y el contrato de formación son únicas alternativas para la contratación, ya que el contrato temporal a petición expresa y obligatoria de Europa, solo se podrá utilizar en casos muy excepcionales.

B) En la mesa de diálogo, según ha tenido acceso EDUTEDIS, se está estudiando ampliar la edad laboral para efectuar contratos formativos, e incluso se habla en el borrador de que no haya restricciones de edad para dichos contratos, amén de ampliar todos las familias laborales con la posibilidad de hacer formación el trabajador.

C) El contrato formativo aglutinaría 3 tipos:

  • cf dual (trabaja y estudia)
  • Cf prácticas
  • Cf universitario (acceso a titulados a los cf)

La horquilla de duración iría de 3 meses a 2 años en la fp dual, de 3 meses a un año el contrato de formación de prácticas y aún por definir el contrato formativo universitario, acabado los periodos estipulados, en el borrador se contempla que pasen a indefinidos con un incentivo económico a la empresa (por definir).

 

Conclusión 

Es hora de abordar este tema de frente, ya que ningún gobierno se ha preocupado como debía en la inserción laboral juvenil.

Si no hay acontecimientos de última hora, tendremos una aprobación express de la reforma laboral, posteriormente se aprobará en Consejo de Ministros y se refrendará en el Congreso, ya que las mayorías simple de coalición están alineadas en la misma dirección.

Una vez aprobada por mayoría simple, comenzarán a redactar las “letras pequeñas” sobre cada aspecto de la reforma laboral, y deberán ser salvo hecatombe plasmadas antes del 31 de diciembre en el BOE.

Nos enfrentamos a cambios laborales y a una incertidumbre sobre el éxito de esta reforma, que a buen seguro hará correr ríos de tinta en estos próximos meses.

 

 

Carlos molina

COO Grupo empresarial Eduka