El Ministerio de Trabajo ultima la reordenación de las políticas activas de empleo, aquellas que contemplan la formación, orientación e inserción para parados y ocupados que quieren mejorar su empleabilidad. Además, también incluye incentivos empresariales a la contratación y creación de empleo, tema del cual hoy venimos a hablar.

Tras las negociaciones con los agentes sociales, el departamento de Yolanda Díaz, ministra de Trabajo y Economía Social, ya ha compartido con la patronal, los sindicatos y las Comunidades Autónomas las nuevas propuestas que serán aprobadas en breve.

El objetivo de esta reforma es eliminar la precariedad laboral y promover la inserción de los colectivos más vulnerables como jóvenes, mujeres y mayores de 45 años. Para ello promueven incentivos a la contratación fija y el refuerzo de programas públicos de empleo-formación como los contratos de formación.

En cuanto al fomento de la contratación fija, el borrador que se hizo público, recoge las siguientes propuestas:

  • Una subvención a la contratación indefinida, con carácter general, de 4.000 euros (4.500 euros si la persona contratada es mujer, mayor de 45 años en el caso de personas con discapacidad o perteneciente a cualquier otro colectivo vulnerable que determine el Servicio Público de Empleo).
  • La ayuda aumenta hasta los 5.000 euros (5.500 si es mujer o una persona con discapacidad de más de 45 años) en el caso de contratar a quien percibe una prestación o subsidio por desempleo, el ingreso mínimo o una renta mínima autonómica. También podrán recibir esta ayuda las empresas que incorporen a mujeres en ocupaciones o sectores con presencia mayoritariamente masculina o aquellas que lleven más de dos años desempleadas después del nacimiento o adopción de un hijo.
  • La norma contempla elevar la subvención a 7.000 y 7.500 euros para colectivos especialmente vulnerables como los parados de larga duración que superen los 45 años.

Además de todas estas ayudas, se plantea también un plus de 2.000 euros cuando se trate de un autónomo o cooperativa que contrata a su primer empleado fijo.

Un punto muy importante es que para recibir estas ayudas por realizar contrataciones fijas, la empresa no puede sustituir a un trabajador actual para contratar a uno nuevo, sino que la empresa debe estar creando empleo neto. Además, si la jornada no es a tiempo completo, la cuantía del incentivo se recortará en la misma proporción, estableciéndose para ello un mínimo del 50% de la jornada completa.

Por último, otra medida a destacar, es que la transformación de contratos temporales a indefinidos, incluidos los formativos, se podrá subvencionar con una cuantía de referencia de hasta 4.000 euros o 5.500 en caso de discapacidad.

 

Como hemos comentado anteriormente, todas estas medidas solo forman parte de un borrador. Esperamos que muy pronto podamos comunicar su publicación oficial, ya que son medidas muy positivas para el fomento del empleo.