Descripción

 Los planes de igualdad de las empresas son un conjunto ordenado de medidas, adoptadas después de realizar un diagnóstico de situación, tendentes a alcanzar en la empresa la igualdad de trato y de oportunidades entre mujeres y hombres y a eliminar la discriminación por razón de sexo.

¿Cómo se realiza el Plan de igualdad de una empresa?

Al realizar el diagnostico, se detectarán aquellas áreas o materias en las que es más necesario implantar medidas de igualdad y se establecerán los objetivos a alcanzar para cumplir con el principio de igualdad de oportunidades y no discriminación. La propia Ley ha enumerado algunas de las materias que podrán ser recogidas en el Plan de Igualdad para conseguir esos objetivos: acceso al empleo, clasificación profesional, formación y promoción, condiciones salariales, tiempo de trabajo y conciliación, acoso sexual y por razón de sexo, u otras materias transversales como, por ejemplo, salud laboral, lenguaje no sexista y violencia de género.

Con el Plan de Igualdad de la empresa se conseguirá mejorar no solo la situación de las trabajadoras, sino de toda la plantilla. Para ello, hay que asumir que dicho plan debe ser progresivo y que estará sometido a constantes cambios, puesto que deberá adaptarse a los cambios y necesidades que se vayan detectando en la empresa, especialmente a raíz del seguimiento del plan.

Por todo ello, el Plan de Igualdad de su empresa se confecciona “a medida”, en función de las necesidades detectadas y posibilidades.

Sujetos obligados

El reciente Real Decreto-ley de 1 de marzo de 2019, de medidas urgentes para la garantía de la igualdad de trato y oportunidades en el empleo y la ocupación, establece un periodo para que las empresas puedan adaptar la nueva normativa y elaborar su plan de igualdad:

  • Empresas de más de 150 personas en plantilla: obligatoriedad establecida a partir de marzo de 2020.
  • Empresas de 100-150 personas en plantilla: obligatoriedad establecida a partir de marzo de 2021.
  • Empresas de 50-100 personas en plantilla: obligatoriedad establecida a partir de marzo de 2022.

Es importante señalar que, para hacer el cómputo global, se ha de tener en cuenta a todos los trabajadores (independientemente de si su contrato es de jornada completa o parcial, o temporal/indefinido

El no cumplimiento de esta obligación supondrá una sanción grave para la empresa, según la nueva redacción del art.7.7 de la Ley de Infracciones y Sanciones en el Orden Social (LISOS).