RGPD protección de datos coronavirus

Una vez en camino hacia la ``nueva normalidad´´, se retoma la actividad económica y social. No obstante, las medidas de seguridad siguen siendo necesarias para prevenir posibles contagios. Las mascarillas, el gel hidroalcohólico, la distancia de seguridad y la tan comentada toma de temperaturas son ya parte de nuestro día a día.

El control de temperatura de las personas para determinar la posibilidad de que puedan acceder a centros de trabajo, comercios, centros educativos… se está implantando cada vez en más sitios y, teniendo en cuenta que los datos que se recogen son datos personales y de salud, deben estar regulados por el Reglamento General de Protección de Datos y la Ley Orgánica de Protección de Datos.  


La Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) ha manifestado su preocupación por este tipo de actuaciones de toma de temperatura. Son datos muy sensibles que deben tratarse con especial delicadeza y que no suelen utilizarse salvo una situación extraordinaria como es la producida por la expansión del coronavirus. Aun así, los datos de salud tratados tienen que ser los mínimos posibles para garantizar la seguridad, siendo solo aceptados aquellos datos que puedan servir para prevenir el contagio. Sobre este tema hemos hablado en detalle en nuestro último post, click aquí.

Se ha determinado, según la evidencia científica disponible, que una persona que supera los 37º de temperatura podría estar contagiada de coronavirus, pero la realidad es que una persona puede tener fiebre y no estar contagiada por el COVID-19, o puede no tener fiebre y sí estarlo. Esto nos hace entender que es una medida preventiva, pero no podemos decir que sea del todo efectiva.

Además, otro elemento clave que no podemos olvidar es que, al tratarse la temperatura de un dato personal protegido por la legislación de protección de datos, si a una persona se le niega el derecho de admisión a un centro educativo, laboral o comercial por haber superado el límite de temperatura, en ese momento se estaría desvelando a terceros que dicha persona podría estar contagiada, por lo tanto, quizás sería recomendable otra medida menos intrusiva.

¿Qué pasa si supero la temperatura de 37º?

Si el termómetro o las cámaras térmicas detectan en una persona una temperatura superior a los 37º, el personal podrá impedirle el acceso al establecimiento. En estos casos, la empresa deberá tener un protocolo de actuación y es recomendable que se establezcan unos plazos y criterios de conservación de los datos, en los casos en que sean registrados, para hacer frente a eventuales acciones legales derivadas de la decisión de denegación de accesos.

Las empresas deben actualizar sus procedimientos de control e información a los afectados a la nueva situación creada. Para ello, desde Edutedis Consultoría, hemos considerado necesario incluir anexos específicos en los servicios de Protección de Datos que ofrecemos, dando respuesta a estas nuevas exigencias. Por ello, se ha introducido en la documentación de cada servicio, el protocolo de los  procedimientos a seguir en caso de que se realicen lecturas de temperatura corporal, la información que se precisa facilitar a los colectivos de afectados, la actualización de su documentación interna y la canalización de los ejercicios de derechos, o reclamaciones derivadas del tratamiento.

Consideramos fundamental que las entidades conozcan los diferentes protocolos y actuaciones que afectan a la protección de datos y que han venido derivadas de la aparición del COVID-19 y por ello vamos a facilitar a todas nuestras empresas clientes que contraten o hayan contratado algún servicio de protección de datos este año 2020, todo lo necesario para la adecuación a las novedades indicadas por la AEPD sin ningún tipo de coste adicional.


Si tiene cualquier duda o deseas más información sobre estas cuestiones, puede hacer su consulta a través del teléfono 951 569 504  o a través del correo info@edutedisconsultoria.com.

Como siempre, nuestros técnicos estarán encantados de atenderles